Pueblo Celta

– Pueblo Celta

 

 

Pueblo celta

Arte & experimentación

del cambio comunitario”

es una animación sociocultural grandiosa “única y exclusiva”. Su propósito es de amenizar un enorme terreno de una centena de hectáreas, rodeado con altas vallas de madera (como  una fortaleza  antigua), dotado de una densa arbolada salvaje bordeando un río (u otro punto de agua…, lago, mar) que entrelaza vastos campos con vistas esplendidas hacia un entorno completamente natural. En su seno se erige un pequeño puéblalo celta, rigurosamente similar a las condiciones arquitectónicas hogareñas y urbanas de esta civilización..

El Pueblo celtibero es una experiencia comunitaria que acoge personas de todas edades, en una perspectiva familiar, de convivencia y participativa, donde compartir es esencial, privilegiando la relación con si mismo, ambos y el medio ambiente natural. Al momento de su suscripción (Internet…, pagina Web), se pacta un trato que conforma las reglas comunitarias del pueblo: protección de la naturaleza (flora y fauna), riesgos y responsabilidades personales y entrambos requisitos para garantizar la buena convivencia del lugar, etc. El concepto de animación se basa sobre la Educación Concientización por los Pares (MCECP). El participante esta previamente iniciado a la cultura celta gracias a una presentación y una breve pero substancial formación al respeto. Este va a formar parte integradamente del lugar, siendo un pueblerino más que aporta sus conocimientos, recursos y aptitudes personales para la elaboración continua del lugar. De hecho esta vestido de celta, también si lo desea con un (su) caballo, (deberá estar formado antes para tal responsabilidad), conviene su tiempo de estancia en el pueblo sin salir del dominio para poder matizar plenamente sus experiencias y aprendizajes de vida, duerme en las casa celtiberas y se asea debidamente con los medios de antaño (servicios secos – ecológicos – el dominio goza de una higiene óptima garantizada por el personal del lugar).


El participante esta supervisado por un monitor cuya función es de asegurar la transmisión de los valores y conocimientos de unos a otros, según nuestro concepto de la educación concientización por los pares y los preceptos de la Educación experimental. El participante es el principal protagonista del desarrollo del pueblo. El es quien explica al nuevo arribado las tares generales del dominio y le inicia en los talleres y ambas actividades debidamente orientadas sobre los elementos naturales que son referenciales en la cosmología celta (triskel):

Tierra (madera y metal/mineral), con talleres de cerámica, escultura (madera, piedra), orfebrería,agricultura y plantaciones (de todo tipo), etc.

 Fuego con talleres de forja, fabricación de material en plomo y hierro, etc.

 Agua con talleres de pesca, de riegos, fuentes, etc.

El Pueblo celtibero reúne todas las actividades realizadas en los proyectos anteriores. Su matiz esta desarrollado en base a una sensibilidad, una conducta y unos enfoques propios a la dimensión celta e ibera: Celtibera;  con una perspectiva comunitaria de animación sociocultural y socioeducativa. Su misión es realizar una experiencia “alternativa” propio al creamiento personal y comunitario entorno al cambio social ‘experimentación del cambio social & salud’’.

 

 

 

Desde 1997, nuestra Asociación en Suiza, ‘ el Club’Cameleón’ organiza cuatro fiestas celtas por año durante la luna llena. Esta significa una celebración tradicional… Samaïn, Imbolc, Ostara, Belten, Mabon y Lughanasadh,  y también los equinoccios, y los Solsticios, (…).Son Fiestas familiares y de convivencia, en lugares pintorescos y en plena naturaleza.

PDF – Fête CELTE Équinoxe OSTARA – Mars 2010

PDF –  Fête CELTESolstice ‘GRAND CHÊNE – Juin 2011


                                                                         PDF – FÊTE CELTE – Imbolc 2008

Razones…

El fomento de la dimensión celta por nuestra Asociación: el Club’Cameleon remonta a 1997. Desde entonces seguimos haciendo celebraciones tradicionales como antaño. Son principalmente cuatro por año: Samain, Imbolc, Belten y Lughanasadh, respectivamente, las primeras lunas llenas de febrero, mayo, agosto y noviembre. En Suiza – lugar muy marcado por la memoria celta (periodo de la Tène-Neuchâtel) – hemos organizado, principalmente en Lausanne, estas fiestas donde pudimos comprobar intereses significativos:

– la relación privilegiada con la naturaleza (flora, fauna, mineral).

– la perspectiva familiar que permite un desarrollo comunitario “tribal”, interfaz necesaria entre la familia humana y la familia social (escasez de valores en la Sociedad ‘anomia’).

El contexto “celta” forma parte de nuestro patrimonio cultural. Desde ~5000 años, siguiendo los pasos de los indoeuropeos, hasta ~ 400 de nuestra era se fomento la civilización celta en casi todo el continente europeo actual. Esta estaba constituida por tribus diseminadas con costumbres, creencias, músicas/sonidos, estructuras orgánicas, filosóficas y desarrollos culturales muy similares los unos de los otros. Los celtas tenían una cultura oral, tras ser romanizados y a continuación cristianizados, son pocos los conocimientos que tenemos al respecto. La amnesia – es flagrante incluso dramática – nos ha desarraigado de una cierta identidad común que nos ensambla entre europeos. Esta ausencia de la memoria celta ha  durado demasiado tiempo y cuya frustración se revela en nuestro fuero interior, por fin y de manera inconsciente, en hábitos y matices originarios de estos pueblos.

Hay un “celta” en cada uno(a) de nosotros(as), omnipresente. Este ‘celta’ que vibra connaturalmente se conmove con una música típica (enormemente comercializada estos últimos años, prueba de este afán céltico, además intergeneracional e intercultural), se emprende con la sabia de sus eruditos los Druidas, de anima con costumbres todavía nuestras hoy en día como el de tirar monedas en las fuentes, se manifiesta con sus inventos y descubrimientos como el carro a 4 ruedas, el pan, la cerveza o la elaboración del queso, etc., se divierte con las danzas y canciones que estremecen alegremente nuestros oídos con consonancias semejantes a todas las culturas europeas, se demuestran en aprecies esenciales y actitudes familiares originales de estos pueblos que asientan códigos y relaciones sumamente gratificante para la transmisión de conocimientos y valores, consiguiendo una comprensión mutua entrambos (educación concientización por los pares).

La Memoria Celta nos enlaza con elementos propios a nuestra aculturación de origen donde símbolos y arquetipos nos impulsan a ritualizar formas de entendimientos individuales y sociales – formas de transgresión/transformación a nuevas realidades que re-definen nuestro camino de vida – estas nos permiten evolucionar. De modo que la dimensión celta, es sencillamente un modelo básico de entendimiento y referencial. Esta aspira a reapropiar nuestra identidad (el yo profundo). La dimensión celta nos devuelve a nuestra realidad primaria tradicional real, básica y natural, en un espíritu de contemplación, de comunión y participación con si mismo, entrambos y el medio ambiente natural para enaltecer en el futuro nuevas formas societales permisibles de convivencia.

El Pueblo celta en tanto que finalidad y proceso de animación social elevara nuestro nivel de consciencia – haciéndonos percibir lo esencial de la vida – actuando de manera interactiva con los elementos naturales y entrambos (educación concientización por los pares) a partir de las actividades planificadas puntualmente y los Talleres. Estaremos reviviendo viejas tradiciones, traspasándolas a nosotros, como por arte de magia, volviendo a re-existir como miles de años atrás en esos tiempos remotos cuando todo era más sencillo, más humilde y verdadero. En este intento sociocultural y socio-educativo, el lugar se convertirá en un área de rehabilitación “resocialización” excepcional para hacernos reconectar, reencontrar “re-nacer” en un ser mas autentico.